« A prisión por fumar...Epicuro de Samos ¿Quién debe disfrutar de los bienes? »